Villa Borghese

Adéntrate en el frondoso parque Villa Borghese de Roma y déjate embriagar por su naturaleza lustrosa.

villa borghese y su naturaleza

Villa Borghese representa un gran corazón verde en medio de la ciudad eterna. Es el órgano que bombea y envía aire puro al centro romano. Un paraje tranquilo y silencioso, que parece desvincularse por completo del bullicio y ajetreo típicamente romanos.

Sobre una de las colinas colindantes, se alza, imperioso y solemne, este espacio natural. Una retahíla ordenada de caminos de tierra, festoneados por altos árboles centenarios. Una composición cromática de verdes suaves, esmeraldas cristalinos y azules fugaces. Un oasis de hojas brillantes y fuentes despampanantes, bajo una bóveda siempre cambiante.  Un paraíso vegetal que cobija, en su interior, a una cantarina e intrépida fauna voladora.

villa borghese y sus galerías

Mientras deambulas por sus avenidas retomas el contacto con las cosas más esenciales de la vida: mientras paseas bajo su lustroso manto de hoja verde, tu respiración se acopla, lentamente, al pausado hálito de la naturaleza envolvente. Tus oídos quedan extasiados por el canto de los pájaros, tu ser queda embriagado por el aroma dulce de las flores, que colorean tu senda con gracia y ligereza. Dejas que tus pasos sigan su propio camino, y tu mente queda relegada a un segundo plano: simplemente contemplas cuánto te rodea, y agradeces todo ello.

Un paseo por Villa Borghese puede transformarse en una auténtica y poderosa experiencia espiritual: el parque en sí te invita a conectar de nuevo con las cosas más primarias y esenciales de la vida, con los elementos más sencillos y vitales de una existencia simple pero llena de sentido y paz.

villa borghese y su arquitectura italiana

Contemplas a jóvenes, risueños y alegres, estirados sobre el césped; a lectores, inmersos en sus universos literarios. Observas a familias felices organizando un picnic; sientes admiración y ternura por parejas de ancianos, enamorados. Te cruzas con deportistas haciendo footing, con amigas parloteando y entusiasmándose por sus respectivas vidas, con niños que corretean exaltados tras una pelota… Eres testigo de primeras citas y de encuentros clandestinos; de amoríos fortuitos y parejas de tortolitos.

villa borghese y una cafetería romana

Villa Borghese cuenta, además, con museos y galerías que cautivan y sorprenden, con monumentos arquitectónicos que lo decoran y engalanan. Con cafeterías acogedoras y teterías graciosas, con terrazas inocentes y torreones menos indulgentes…

En definitiva, eres el afortunado que pasea tranquilamente, y contempla, con cariño y agrado, las maravillas que le rodean. Y que convierten a Villa Borghese en un parque urbano lleno de vida y alegría, lleno de paz y serenidad.

 

Deja un comentario