Trastevere y sus delicias vegetales

Deambula sin rumbo por el pintoresco barrio de Trastevere y prueba sus pastas vegetales.

trastevere y la isla tiberina en roma

Trastevere es el barrio más emblemático y concurrido de Roma. Su retahíla laberíntica de callejuelas y pasadizos, de terrazas estrechas y plazas campechanas, conforman su peculiar encanto. Entre muros empedrados, y por un suelo adoquinado, pasean, ensimismados, sus invitados.

Puedes acceder a él por la singular y hermosa Isla Tiberina, el islote poblado más pequeño del mundo. Antiguo templo médico, este pequeño recinto italiano deleita la vista de cualquier paseante. Sus puentes amurallados y su frondosa vegetación circundante, te trasladan, durante unos instantes, a un auténtico pueblo medieval. El perezoso fluir del Tíber tranquiliza la impaciencia, y el cantarín trineo de los pájaros embelesa de grandeza.

Una vez vuelves de los tiempos remotos por los que has vagado durante tu visita, penetras en el encantador ajetreo de Trastevere. Sus avenidas estrechas te invitan al puro abandono, al genuino vagabundeo. Todas se parecen, y a la vez, cada una es diferente, única e impermanente. Sus comercios locales se suceden, uno detrás de otro, al igual que sus restaurantes, todos locales y encomiables. Con terrazas abarrotadas de sillas estrechas y mesas pequeñas, bajo mantos vegetales y plantas trepadoras, con manteles a cuadros, rojos y blancos, luces anaranjadas y un comportamiento cercano, la vida en el Trastevere es, sin duda, inigualable.

trastevere y la roma popular

Uno de sus tesoros gastronómicos, que aguarda los mejores platos tradicionales, y ofrece las más sanas variantes vegetales, es Ditta Trinchetti. Una discreta y tímida Osteria enoteca. Con una terraza escueta y un interior muy acogedor, es un destino perfecto para descansar, contemplar el vaivén de la calle, y degustar unos pastas espectaculares. Sus mesas rústicas de colores empolvados deleitan la visión. Los efluvios culinarios de sus platos italianos embriagan de sabor.

Sus tallarines integrales están muy al dente, son lisos y aceitosos, y se aderezan con una salsa que recuerda a los bosques, elaborada con champiñones, cebolla y perejil. Sus enormes penne, condimentados con una delicada salsa de calabaza, jengibre y menta, refrescan el paladar, y cautivan al comensal. Su pan rústico, de firme corteza, y miga mullida, te transporta a la vida, tranquila y serena, del campo y los prados; del silencio y la quietud; de la naturaleza y la simpleza.

trastevere y sus pastas italianas veganas

comer en trastevere roma

Trastevere es un pueblo pequeño en una ciudad medieval. Es la espontaneidad y sencillez en su estado más puro, la cotidianidad campestre en su esplendor más auténtico. Es modestia y humildad, discreción y banalidad. Su carácter popular lo embellece, con la pureza profunda de las cosas sencillas de la vida. Callecitas estrechas, adoquines desencajados, plantas trepadoras, manteles a cuadros, platos humeantes y sonrisas exuberantes son el día a día tranquilo de este pueblo genuino.

Deja un comentario