Los beneficios de un Desayuno Meditativo

Descubre todos los beneficios que tiene un desayuno meditativo.

Desayuno Meditativo y Mindfulness

El desayuno meditativo es una práctica espiritual muy poderosa para sanar dolencias, para calmar el ansiedad o para empezar la mañana con energía y vitalidad.

Los primeros momentos del día determinan la manera en el que éste se desarrollará. Por eso es fundamental iniciarlo con una actividad que relaje la mente, despierte la curiosidad y promueva la vitalidad.

Aplicar técnicas de meditación al desayuno puede ser una experiencia espiritual no sólo nutritiva a nivel físico. También alimenta la consciencia y mejora la atención del momento presente.

Desayuno Meditativo en Sitges y Barcelona

¿Qué beneficios tiene el desayuno meditativo?
  • Inicias tu despertar conectando con tu cuerpo, tu mente e intelecto.
  • Aprendes a vivir más relajado, a emprender tareas desde un estado de paz y plenitud mayor.
  • Trabajas la concentración.
  • Disfrutas de las maravillas gustativas de un desayuno sano y vegano.
  • Paladeas los sabores, texturas y olores de los ingredientes.
  • Te nutres con vitaminas, minerales y antioxidantes, promoviendo la salud y bienestar físicos, mentales y emocionales.
  • Te sientes agradecido por el simple hecho de comer.
  • Te sientes más conectado con la Naturaleza y todos los seres vivos del planeta.
  • Te sientes pleno y suficiente con las maravillas sencillas de la Vida.

El desayuno meditativo te induce a la calma y el bienestar completo, pues busca el cese de los pensamientos para sentir plenamente el momento. Cuando la mente está relajada y concentrada, el ser brilla con mayor intensidad. Los sentidos se agudizan, las sensaciones se intensifican; el tiempo se desvanece, el asombro aparece.

Desayuno Meditativo en Barcelona

Logras sentir la sacralidad de cada ingrediente, logras percibir nuevos matices en los sabores, olores… Logras conectar con la alegría de vivir, con la felicidad que pueden aportar cosas tan sencillas como respirar o masticar.

Aprendes a comer lentamente, aprendes a masticar de forma consciente. Trituras los alimentos hasta que queden líquidos para favorecer una digestión liviana y evitar el malgasto del prana. De la energía vital. Al acabar te sientes saciado sin estar pesado, te sientes vivo y contento, con energía y mucha vitalidad.

Es realmente grato, pues eres el gozo personificado.

Si deseas saber más acerca de mis Talleres de Cocina Meditativa, encontrarás toda la información aquí.

Deja un comentario

Related Posts