La magia secreta de la muerte

Conecta con la muerte para vivir felizmente.

La muerte y la felicidad

En las culturas occidentales, la muerte es desastrosa. Terrorífica. Impensable. Inabordable. Tabú.

La muerte, concebida desde una perspectiva negativa, encorseta a las personas. Las atemoriza. Las duerme. Las sumerge en un mundo ficticio, irreal, un mundo de preocupaciones y miedos, de comienzos y fines, de desesperanza y esperanza, de recuerdos y proyectos. Encadena a las personas, las limita, las condensa demasiado.Sin embargo, la muerte es, en realidad, el mayor regalo que la vida puede concederte. El tesoro más preciado que debes integrar en tu existencia, una y otra vez, continuamente, y para siempre.

la muerte para vivir plenamente

Cuando vives con la muerte, todo se magnifica, el más efímero gesto se torna imperioso, el más insignificante movimiento poderoso. Se le restituye a cada cosa su carácter milagroso y único. Porque cuando vives con la muerte, todo se reduce al instante. Cada paso dado, lo das sabiendo que es el único. Cada acción emprendida, la realizas con la atención más profunda.

Y te das cuenta, de que no puedes temer algo que eres. La vida es, como la muerte también es, a cada instante, a cada paso, a cada cambio. Cada día nace una nueva alba que muere en la oscuridad de la noche. Para resurgir eternamente. Y morir continuamente.

Cuando tomas consciencia de que lo que eres, es lo que es, es decir, el momento presente, todo se aligera. Los conceptos se quiebran, los miedos se desvanecen, el tiempo desaparece, la materia se aligera. El dolor se apacigua, el placer se templa, el ego se suaviza, el no saber se prioriza.

La muerte sanadora

Al despojarte de tus infinitos “yo”, tus heteróclitas imágenes, y radicales personajes, al vivir el instante, desnudo y sin bagaje, sumergido en el Uno más puro, eres la quietud más relajante y pacífica. El silencio sosegado y contemplativo. Eres  lo que siempre has sido y lo que siempre serás. El ahora. El ser.

Porque en la vida siempre hay muerte. Y de la muerte, siempre surge la vida. Una y otra vez. Continuamente. Y para siempre.

Deja un comentario

Related Posts