Crema de almendras púrpura

Descubre las bondades medicinales de la crema de almendras, nueces y arándanos.

crema de almendras púrpura y natural

Convertirse en vegano significa muchas cosas. Enormes beneficios para la salud, benignas bondades para el medio ambiente. Traduce un fuerte respeto por la vida, una dulce admiración por la naturaleza. E implica esfuerzo y trabajo, fortaleza y voluntad, creatividad y espontaneidad.De la imaginación y valentía de una joven vegana surge esta untuosa y crujiente, dulce y salada, espumosa y consistente crema de almendras, nueces y arándanos. Una mantequilla natural violeta, que embriaga con sus toques delicados, y deleita con su sabor afrutado.

Esta alternativa vegana deslumbra con su color, seduce con su olor, y fascina con su sabor.

La crema de almendras, nueces y arándanos posee múltiples poderes curativos, y enormes beneficios para la salud.

Nutre correctamente el cerebro, protegiendo el sistema cognitivo. Garantiza una mejora en la capacidad analítica del individuo, y refuerza la concentración y la memoria. Es una sustancia natural mágica, que fortalece los huesos, sanea los dientes, y evita infecciones en la vejiga.

Poseedora de grandes cantidades de hierro, la manteca natural de almendras, diluye, poco a poco, la anemia y su debilidad consecuente.

crema de almendras, nueces y arándanos saludable con ensalada

Esta crema dulce, sin azúcar y completamente vegana, respeta, con amor y cariño, la naturaleza. No atenta contra la vida de los animales y reverencia, con gratitud y devoción, las bondades vegetales.

Afable tanto en su sabor como en su carácter, la crema de almendras, nueces y arándanos personifica el milagro de la vida: contiene el ardor del fuego, la frescura de la lluvia, la calidez de la tierra, y la ligereza del viento.

crema de almendras y nueces violeta y natural

Al incorporarla en coloridas ensaladas, rebanadas horneadas, frutas frescas, o cereales integrales, medito sobre la grandeza y magnanimidad de esta sustancia nutricional. Aplico los conocimientos de la alimentación consciente.

Esta crema de almendras violeta nutre, de forma sana y afectuosa, el cerebro, fortalece los huesos y desvanece la debilidad del cuerpo. Al ingerir dicha sustancia, muestro un respeto y un amor incondicional hacia mi propio ser, hacia todos los órganos que me apoyan continuamente, que me sirven fielmente, que me aman generosamente. Protejo la vida, cuido de la naturaleza y velo por todos los seres vivos del planeta. Actúo en plena consonancia con un poder nuevo, profundo, espontáneo y sanador. Comienzo a vivir en armonía con el equilibrio majestuoso del ilimitado cosmos, con la sabiduría infinita de la única vida.

Deja un comentario

Related Posts